Puerto Rico: La maldición del pavo. Por Rafael Cancel Miranda



Este escrito me lo agradecerán los pavos, pero no así los agricultores gringos que hacen millones de dólares con las ventas para el “Thanksgiving Day”. 

 
 
 
 
 
 
Los anglosajones celebran con más religiosidad que el Viernes Santo su Thanksgiving Day, y en Puerto Rico, como colonia al fin, lo celebran con bombos y platillos también. Sin embargo, los indios americanos boicotean esa festividad pues lo que los anglosajones celebran es el genocidio, el robo de las tierras cometido por ellos contra el pueblo indígena.

En la cárcel, los indios boicoteaban el comedor ese día y yo me unía a ellos. Los pavos no son culpables, pero comerlos ese día es ser cómplice de los bárbaros que masacraron a los pueblos indígenas y les robaron sus tierras. El origen de esta celebración fue el exterminio de toda una tribu indígena (hombres, mujeres y niños) durante una fiesta del maíz, en lo que hoy es el pueblo de Mystic, Connecticut. Cien años después, en Nueva York, le pusieron el nombre de Thanksgiving Day a la conmemoración de esa masacre. Si los hombres y las mujeres de conciencia conocieran la historia del llamado “Día de Acción de Gracias”, se negarían a observar ese día como un día de fiesta y agradecimiento. Sé que algunos, o tal vez muchos, me criticarán por dañarles su fantasía, pero ¿no dicen que la verdad es hija de Dios? No creo que San Pedro coma pavo ese día. Yo tampoco.

Comentarios