Paz: beneficio para la humanidad

La respuesta a la interrogante ¿Es el Caribe una Zona de Paz? constituyó parte esencial de los debates durante la jornada de ayer del Primer Seminario Internacional Realidades y Desafíos de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.


Fuente: Granma


Al tratar de responder la pregunta, Tania García Lorenzo, vicepresidenta de la Cátedra de Estudios del Caribe de la Uni­versidad de La Habana, afirmó que se necesita una reflexión multidimensional.

Sin embargo, enfatizó que sí se está construyendo una zona de paz, aunque es un proceso débil que debe enfatizar en hallar la consonancia entre dos nociones: civilización y desarrollo.

Por su parte, Robert Clarke, activista barbadense y fundador de organizaciones progresistas de esa nación, afirmó que desde hace años se afirma que Latinoamérica y el Caribe debía convertirse en una zona sin conflictos, sin influencia de potencias económicas y militares.

Actualmente, la paz en sí misma abarca todos los beneficios que pueda recibir la humanidad, afirmó.
En otro de los paneles, El medio ambiente, recursos naturales y retos para la paz, el director del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM), Ramón Pichs Madruga, centró su intervención en la crisis global y su implicación en el cambio climático.

Pichs Madruga explicó que las dimensiones de la crisis en la que está inmersa el planeta residen en la pobreza, la creciente polarización social, las migraciones y los conflictos políticos.

Asimismo, el cambio climático —apuntó el director del CIEM—representa uno de los mayores desafíos para la humanidad, sobre todo para la región latinoamericana y caribeña debido a su ubicación geográfica.

Para Julio Torres Martínez, investigador del CIEM, el sistema energético actual es insostenible, pues se basa casi en un 90 % en el consumo de petróleo y otros fósiles, mientras que se de-saprovecha la energía solar, que llega a todas partes de la Tierra.

Por ello, según Torres, la humanidad tiene ante sí una serie de notables retos para la sostenibilidad energética como implantar el Acuerdo de París, construir un eco socialismo comunitario del sigo XXI y abolir el sistema de poder basado en el imperialismo norteamericano.

El seminario culmina hoy con discusiones sobre la trascendencia de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zo­na de Paz, signada en la capital cubana durante la Segunda Cum­bre de la Celac en el 2014.

Comentarios

Publicar un comentario