España: Si segundas partes nunca fueron buenas, terceras menos. Por Patricio Montesinos

Pero lo peor es que en los próximos años 2017 y 2018 se prevé que continúen los recortes sociales impuestos por el gabinete conservador de Rajoy, un “campeón” del neoliberalismo salvaje, los escándalos de corrupción, la represión policial, los desalojos, y la coartación de las libertades de sus conciudadanos.



En España parece estarse rodando la tercera parte de un filme que ya estamos aburridos de ver sobre la crisis política que vive esa nación ibérica, sin gobierno legítimo desde hace más de 6 meses, la celebración de dos elecciones, y la predicción de que tenga que convocarse otra consulta popular.

Las cuatro formaciones con más votos logrados en los comicios generales del 20 de diciembre y el 26 de junio pasados, el Partido Popular (PP), el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), la coalición Unidos-Podemos y Ciudadanos (C´s), no acaban de ponerse de acuerdo para intentar conformar un nuevo ejecutivo y siguen inmersas en un callejón sin salida.

Ninguna de esas organizaciones consiguió la mayoría necesaria de los escaños en el Congreso para gobernar en solitario, por lo que están obligadas a negociar eventuales pactos que siguen sin vislumbrarse,
hecho que dice mucho del descredito de ese Estado europeo, en trance además por su grave situación económica y social.

A pesar de que el Rey Felipe VI designó otra vez al candidato derechista del PP, Mariano Rajoy, para intentar formar el gabinete, el actual presidente en funciones español continúa sin lograrlo, fundamentalmente por la negativa del PSOE a apoyar su investidura.

Los Socialistas, que poco tienen de ello y menos aun de Obrero, mantienen hasta el momento su “No” a Rajoy, a pesar de las presiones que ejercen los poderes mediáticos y económicos, e incluso viejos camajanes de ese tradicional partido, sobre su aspirante Pedro Sánchez.

Hasta el poco creíble diario El País, cotidiano insignia del “afamado” emporio Prisa, difundió el pasado fin de semana una encuesta, según la cual un 66 por ciento de los españoles consultados opinó que el PSOE debería dejar gobernar al jefe de los “Pepistas”, a cambio de una serie de reformas negociadas.

Acorde con el sondeo, los Socialistas deberían abstenerse en la votación en el Congreso por la elección de Rajoy, y de ese modo evitar que se tenga que realizar una eventual tercera consulta popular.

Subraya asimismo que un 87 por ciento de los entrevistados considera que si el PP finalmente logra gobernar con minoría, no lo hará con comodidad.

Agrega que de este dato se desprende que un 94 por ciento de la muestra piense que el actual presidente en funciones tiene que buscar el apoyo de otros partidos “en todo lo que pretende hacer durante su gestión”.

Lo real es que la crisis política en España sigue en una oscura encrucijada sin precedentes, similar al panorama socioeconómico que enfrenta esa nación europea, cuyos políticos se jactan de dar “lecciones” de “Democracia” y “Derechos Humanos” a Latinoamérica y el mundo, y son incapaces de resolver sus serios problemas internos.

Por citar solo algunos datos, estamos hablando de un país donde más del 30 por ciento de sus habitantes está al borde de la pobreza y la exclusión social, y el desempleo supera las 4 millones de personas, lo
que representa un 21,2 por ciento de su población activa, con mayor afectación en los jóvenes, que alcanza el 45,3 por ciento.

Pero lo peor es que en los próximos años 2017 y 2018 se prevé que continúen los recortes sociales impuestos por el gabinete conservador de Rajoy, un “campeón” del neoliberalismo salvaje, los escándalos
de corrupción, la represión policial, los desalojos, y la coartación de las libertades de sus conciudadanos.

Comentarios